Joan Andreu Puig Farran

Belianes, 1904 – Barcelona, 1982

grupo autores

 Su trayectoria profesional se consolidó alrededor del trabajo que se generó en la Barcelona de la Exposición Internacional de 1929, al asociarse con su amigo Carlos Pérez de Rozas Masdeu. La nueva empresa, enfocada principalmente al retrato, tendrá diversos nombres, “Fotografia Exposición. Pérez de Rozas & Puig” y “Art-Express”.  El estudio fotográfico estaba situado en la Rambla dels Estudis número 6, en el edificio popularmente conocido como Palacio de Las Noticias.

Con el advenimiento de la República se separa del socio y comienza a trabajar como reportero gráfico en solitario. A partir de aquel momento y hasta el final de la Guerra Civil, Puig Farran será una firma habitual en la prensa barcelonesa: La Humanitat, La Vanguardia, L’Opinió, El Matí, Esplai, La Veu del Vespre, Última Hora, entre otros.

Al estallar la guerra fue de los primeros fotoperiodistas en desplazarse al frente de Aragón. El 4 de agosto de 1936 publica en L’Instant una serie de fotografías con el siguiente pie: “Conquista de Huesca. Las baterías del capitán Medrano disparando sobre Siétamo”. Unos días después cubre el desembarco republicano en Mallorca y las imágenes se publican en Última Hora (22 de agosto) y en La Vanguardia (23 de agosto). El mismo mes también solicita el ingreso en la Agrupación Profesional de Periodistas (UGT) declarando que vive en la calle Casp, 160 y que trabaja en el diario La Humanitat como repórter gráfico con un sueldo de “precio hecho”. En enero de 1938 es nombrado vocal de la Junta Directiva de la sección de reporteros gráficos de la misma agrupación.

Finalizado el conflicto, fue internado en diversos campos de concentración. Según el historiador Josep Cruanyes: “en 1940 se acogió al retorno de los expatriados y fue internado en Miranda de Ebros, donde fue condenado a muerte.” Finalmente pudo conseguir la libertad gracias a las gestiones de su cuñado Manuel Cases, comandante de la aviación franquista. 

En 1945 regresa a Barcelona pero, como ocurrió con tantos otros fotógrafos que se negaron a comulgar con el régimen, acabó dedicándose a la fotografía industrial y publicitaria. Su carrera todavía daría un cambio de rumbo y en 1952 se asocia con el fotógrafo Antoni Campañà Bandrana montando “Postales Color CYP”. Juntos inician la producción de la primera colección de postales a color en toda España, de la cual derivaría la edición de más de 14 libros turísticos. Falleció el 22 de febrero de 1982, a los 77 años. Su archivo, que se daba por desaparecido, lo conserva la familia.

Recursos: 

Alós, Ernest: El hallazgo de unas fotos perdidas levanta nuevas dudas sobre el archivo Centelles. El Periódico de Catalunya. 24/6/2016

Alós, Ernest: Centelles que no lo son.  El Periódico de Catalunya3/4/2014

Agradecimientos: 

Familia Puig