Joan Maymó

Barcelona, 1892 – Barcelona, 1960

grupo autores

Aunque fue uno de los profesionales del periodismo gráfico más prolíficos en la Barcelona del primer tercio de siglo XX, el nombre de Joan Maymó Duarte ha pasado hasta hoy, como el de otros muchos colegas, totalmente desapercibido. La primera foto suya firmada que hemos podido localizar se publicó en Hojas Selectas el año 1908 cuando solamente tenía 16 años.  

Durante los años 20 y 30 trabajó con regularidad como fotoperiodista de temas de actualidad para las publicaciones periódicas Flama, La Jornada Deportiva, Gaceta Deportiva y los diarios El Día Gráfico, La Noche o La Vanguardia. También tuvo presencia en medios madrileños como las revistas Mundo Gráfico, La Esfera, Luz o Crónica  y los diarios El Sol y La Voz, entre  otros.

Los padres Antonio Maymó y Carmen Duarte tuvieron cuatro hijos: Joan, Clotilde, Enric y Antoni. Sus hermanos compartieron la afición a la fotografía, aunque no nos consta que se dedicasen profesionalmente. Joan Maymó contrajo matrimonio con Isabel Fernández y la pareja tuvo dos hijos, Ignasi y Jordi. 

Durante los años veinte es socio del Centre Excursionista Barcelonès donde impulsó la sección de fotografía, además de formar parte de algunos órganos de gobierno de la entidad.  Por lo que respecta al asociacionismo profesional, en el año 1926 entra como socio en la Associació de la premsa diària de Barcelona y en el Sindicat de Periodistes Esportius.  Además de la fotografía de reportaje o de actualidad, también experimentó con algunas composiciones para diversos concursos de lo que entonces se denominaba “Fotografía Artística”. En 1933 aporta fotografías para el libro Barcelone, Catalogne: premier cahier de l'Album de photographies de Barcelone editado por la Asociación de Hoteleros y Similares de Catalunya. 

Al iniciarse la guerra civil, como la mayoría de los compañeros, ingresa en la Agrupació Professional de Periodistes  (APP) vinculada a la UGT. De su tarea periodística durante el conflicto no tenemos casi información. En la documentación que hemos podido localizar consta como profesional en activo en 1938.

 Desde finales de los años veinte hasta su muerte en 1960 vivió en la calle Verdaguer Callís, número 2 donde también tuvo su estudio fotográfico. Su archivo permaneció en este inmueble sin que nadie se preocupase de su existencia hasta 2012, cuando los actuales propietarios hicieron reformas y lo tiraron todo a la basura. A pesar de ello, todavía puede verse parte de su obra en el Arxiu Fotogràfic de Barcelona.