Alessandro Merletti

Torino, 1860 – Barcelona, 1943

grupo autores

Nacido en Italia, el decano de los fotoperiodistas barceloneses es uno de los personajes más populares de la capital catalana durante las primeras décadas del siglo pasado. El primero en utilizar motocicleta consciente de la movilidad requerida por el oficio, pionero del sidecar, relojero preciso, inventor de sus propios aparatos fotográficos y de la escalera que lo hizo famoso, situándolo por encima del resto para obtener puntos de vista diferentes. De carácter extrovertido y simpático, uno de sus gestos más característicos era repartir caramelos entre la gente que retrataba.

Alessandro Merletti llegó a Barcelona el 1889 procedente de Argentina, país donde vivía hasta ese momento. En principio se instaló en la ciudad condal para ejercer su oficio de relojero. Con el nuevo siglo enfocó su actividad hacia la fotografía, colaborando con el semanario católico La Hormiga de Oro y la revista argentina Caras y Caretas (1898-1941). Muy pronto su carrera dio un giro crucial, convirtiéndose en el corresponsal en Barcelona de Prensa Gráfica S.A., empresa dedicada a les revistas gráficas, con la que trabajó durante tres décadas para las diversas publicaciones que se iban creando: Nuevo Mundo, Mundo Gráfico, La Esfera y Crónica. Al mismo tiempo empezó a recibir ofertas del extranjero, entre las que destacan cabeceras como el diario británico Daily Mirror (1903), pionero en el uso de la imagen, y las veteranas revistas L’Illustration (1843-1944) francesa o L’Illustrazione Italiana (1873-1962). 

El prestigio de su trabajo, de calidad bastante superior a la de sus contemporáneos, se debe a las máquinas que él mismo se fabricaba en su taller, a su rapidez en enviar los trabajos porque se desplazaba en moto y a la escalera que le  hizo famoso en la ciudad, desde la que obtenía puntos de vista nuevos. De los miles de fotografías que realizó, una resume su método de trabajo y se ha convertido en su instantánea más reproducida. En 1909, durante el juicio a Francesc Ferrer Guardia, el italiano desafió la prohibición de obtener imágenes durante el proceso, se fabricó una micro-cámara que disimuló bajo la ropa y retrató al acusado a la espera de la sentencia que lo llevaría a la muerte.

Los encargos se multiplicaban y contrató como ayudante a Manuel Mateo. La Vanguardia, Diario de Barcelona o El Día Gráfico reclamaban sus imágenes además de revistas tan populares como L’Esquella de la Torratxa. Al mismo tiempo empezó a introducirse en la fotografía publicitaria trabajando para diversos comercios e industrias, así como instituciones, por ejemplo la Exposición Universal de Turín del 1911.

El volumen de trabajo aumentaba y su mujer se incorporó a realizar las tareas de laboratorio y gestión del archivo y, a partir de 1915, su hijo Camilo empezó como reporter gráfico. La década de los 20 es la de la estabilidad, la plena dedicación al trabajo y la implicación en la profesión, ya que en 1921 es uno de los fundadores de la Agrupació de Repòrters Gràfics de Barcelona. 

En tiempos de la República, aunque sus simpatías políticas apuntaban hacia el fascismo italiano y la admiración por la monarquía, su actividad fotográfica continuó con normalidad. Con los años su posición había mejorado ostensiblemente, hasta el punto de abandonar la moto para moverse en coche y chófer. Padre e hijo siguieron en activo durante la guerra civil, vinculados como el resto de fotoperiodistas a la Agrupació Professional de Periodistes (UGT), aunque se desconocen los detalles. En 1938 fueron detenidos durante unas cuantas semanas, acusados de simpatizar con el régimen de Primo de Rivera. Su popularidad era tal que el propio Director General de Seguridad de la República, Eduardo Cuevas de la Peña, pronto ordenó su liberación pasada la Navidad. Tras esta experiencia, de la que no se recuperó, abandonó la cámara delegando totalmente en su hijo.

Recursos: 

Bibliografia: Galmes Miquel, Jordi Hernández i Pep Paper (2011): Merletti i l’esport al primer terç del segle XX. Barcelona. Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya i Club Lleuresport.

Article: Parer, Pep (2003): El fons fotogràfic de la nissaga dels Merletti: mig segle de fotoperiodisme

Agradecimientos: 

Clementina Llopis Merletti