Agustí Centelles

València, 1909 – Barcelona, 1985

grupo autores

La anécdota más famosa de la vida de Agustí Centelles va relacionada con una maleta, la que se llevó en 1939 al Exilio cargada con miles de negativos de los años de la República y la Guerra Civil. Escondida en Francia hasta la muerte del dictador, es a partir de 1978 cuando el contenido llega al gran público. Exposiciones, libros y entrevistas en la prensa lo convierten, no solo hasta su muerte en 1985, sino también actualmente, en el máximo referente de las dos generaciones de fotoperiodistas que trabajaron en Barcelona desde el inicio del siglo hasta el final de la guerra.

Nacido en Valencia en una familia humilde, llegó a Barcelona con un año de edad con su padre y su abuelo, que vinieron a la capital catalana en busca de una nueva vida tras la muerte de la madre. Instalados en el Distrito Vº, tuvo el primer contacto con la fotografía muy joven, cuando su padre le regaló una cámara 10x15, que empezó a utilizar de manera autodidacta. En 1924, pocos meses después de la creación de la Agrupació Fotogràfica de Catalunya, se apuntó a un curso de retoque con Francesc de Baños, a quien convenció para que le diera trabajo de aprendiz en su estudio. Al año siguiente combinaba esta tarea diurna con la de aprendiz en la sección de huecograbado de los talleres del diario El Día Gráfico. En 1927, su vida cambió radicalmente cuando conoció a Josep Badosa en las instalaciones del rotativo.

Hasta entonces el joven quería dedicarse al cine como operador de cámara, pero este sueño quedó abandonado por el oficio de reporter gráfico, en el que fue introducido por Badosa, a quien siempre reivindicó como su maestro. Con él trabajó durante cuatro años y medio. La primavera de 1931 se incorporó a un corto servicio militar y, al volver, Badosa le dijo que ya no lo podía mantener como ayudante y tuvo que buscar un nuevo trabajo. Lo encontró meses más tarde, cuando Sagarra y Torrents, dos de los reporters gráficos más reconocidos de la época, buscaban un ayudante después que su tercer socio, Gaspar, hubiese dejado el negocio que tenían juntos. En la Vía Laietana 54, Centelles trabajó en el laboratorio y también como fotoperiodista para ellos, y en la portería conoció a la joven de la que se enamoró y fue su esposa, Eugènia Martí.

1934 fue un año de cambio profesional intenso para el fotógrafo. Sagarra y torrents se separaron y se quedó sin trabajo de nuevo. Fue entonces cuando, animado por su prometida, decidió establecerse por cuenta propia. Hacía pocos meses que se había comprado una cámara Leica. Empezó a colaborar en La Vanguardia y, en poco tiempo, su carrera hizo un salto gracias a las imágenes que realizó durante los Hechos de Octubre. 

A partir de 1935 la firma Centelles es habitual en la prensa barcelonesa, publicando en La Humanitat, La Noche, El Día Gráfico o La Vanguardia. También publicó esporádicamente en las revistas Voilà y Detective de la editorial francesa Gallimard e hizo algunas colaboraciones en la prensa madrileña, por ejemplo en el diario El Debate o en el semanario Mundo Gráfico. Desde enero de 1936 consta como redactor del diario Última Hora.

La plena consolidación en el oficio le llegó con el golpe de estado militar de Julio de 1936, el reportaje del cual le valió la difusión en la prensa barcelonesa e internacional, por ejemplo en los semanarios Newsweek o L’Illustration. A partir de agosto hizo algunos viajes al Frente de Aragón y continuó haciendo reportajes de la retaguardia barcelonesa. Desde la creación del Comissariat de Propaganda de la Generalitat en septiembre de 1936, sus fotografías aparecen en publicaciones, entre las que destaca Visions de Guerra i Rereguarda (1937), carteles y exposiciones.

En septiembre de 1937 es movilizado como soldado, pero no luchó en el frente sino que fue destinado a Lérida como fotógrafo donde continuó haciendo reportajes del Frente de Aragón y la retaguardia barcelonesa que se publicaban en la prensa. A finales de año es destinado a hacerse cargo del Gabinete Fotográfico del DEDIDE. (Departamento  Especial de Información del Estado). En 1938 este organismo pasó a formar parte del SIM (Servicio de Información Militar) y Centelles fue nombrado Jefe del Gabinete Fotográfico. A partir de este momento su producción fotográfica disminuye considerablemente. 

A finales de enero de 1939 fue evacuado de Barcelona junto con todo el personal del SIM, primero hasta Figueres y posteriormente a Portbou. Antes de salir hacia el exilio cargó una maleta con más de 4.000 negativos de paso universal. Ante la incertidumbre decide viajar solo, dejando en Barcelona a la esposa y a su hijo Sergi, de un año de edad. Tras cruzar la frontera caminando, es detenido en el campo de Argelers durante el mes de febrero y, a partir de marzo hasta septiembre, en el campo de Bram, del cual dejó testimonio fotográfico con cerca de 600 imágenes y escrito con un diario personal. Obtuvo la libertad gracias a un trabajo como fotógrafo en un estudio de Carcasona.

Instalado en la capital del Aude entró en contacto con la Resistencia a través del Grupo de Trabajadores Extranjeros (GTE) 422, formado mayoritariamente por españoles republicanos del PCE. Su tarea consistía en hacer fotografías para documentación falsa y ocuparse del laboratorio fotográfico de la organización. El año 1944 volvió clandestinamente a Barcelona. Pero antes dejó el archivo guardado en Carcasona.

Cuando regresó a Catalunya se trasladó a Reus, donde vivía parte de su familia materna, que los acogió y dio trabajo en el horno que regentaban. Tres años más tarde, en 1947, con la llegada del segundo hijo, Octavi, la familia volvió a Barcelona. A partir de entonces se dedicó a la fotografía industrial y publicitaria hasta su jubilación. Durante el año 1950 fue juzgado y depurado por haber pertenecido de joven a la masonería.

En 1976 viajó a Carcasona con su amigo Eduard Pons i Prades para recuperar el archivo. A partir de 1978 su obra y su periplo personal salen a la luz. En 1984 se le concede el Premio Nacional de Artes Plásticas. Muere en Barcelona en diciembre de 1985.

Recursos: 

Vídeo:

Camp de Bram, 1939 Autora: Maite Ninou

Bibliografía:

D.A. (2014): Todo Centelles. Madrid:Fundación Pablo Iglesias.

D.A. (2011): Centelles in-edit oh! Madrid: Ministerio de Cultura. 

D.A. (2009): Agustí Centelles. El campo de concentración de Bram, 1939. Barcelona. Actar y Arts Santa Mònica.  [ediciones en catalán, francés e inglés]

D.A. (2009): La maleta del fotógrafo. Barcelona: Ed. Península. [edición en castellano]

Centelles, Agustí (2009): Diario de un fotógrafo. Bram, 1939. Barcelona: Ed. Destino [edición en castellano]

D.A. (2009): Agustí Centelles. 1909-1985. Arles: Actes Sud. 

D.A. (2006): Agustí Centelles. Las vidas de un fotógrafo. Barcelona: Lunwerg e Institut de Cultura de Barcelona. [edición en catalán]

D.A.(2004): Agustí Centelles. València: Plataforma Salvem el Cabanyal. 

Conesa, Chema (1999): Agustí Centelles. La lucidez de la mejor fotografía de guerra. Alcobendas: TF Editores. Colección Photobolsillo. Biblioteca de fotógrafos españoles.

D.A.(1988): Agustí Centelles (1909-1985). Fotoperiodista. Barcelona: Fundació Caixa Catalunya.

Jackson, Gabriel i Agustí Centelles (1982): Catalunya republicana i revolucionària (1931-1939). Barcelona: Ed. Grijalbo.

Pons i Prades, Eduard i Agustí Centelles (1979): Anys de mort i d’esperança. Años de muerte y esperanza. Barcelona: Ed. Blume. 

Agradecimientos: 

Sergi Centelles