La Tribuna

Barcelona, 1903 – 1931
AHCB

Entre 1911 y 1919 La Tribuna fue el diario gráfico pionero de la prensa catalana. Desde su fundación en 1903, este periódico liberal, de tendencia a la izquierda y vocación popular no se caracterizó en absoluto por ninguna apuesta gráfica, ya que no llevaba ninguna fotografía; solamente en algunas ocasiones incluía alguna ilustración.

La primera referencia a un peculiar “fotógrafo” es de 1905 cuando en la sección de dudosa periodicidad “Gente Conocida” ilustrada con caricaturas, se firmaba “Bagaria de Paturot, fotógrafos”. A partir de este año y hasta 1911 los dibujos se publican de forma aislada y en ocasiones pasan meses sin ver ni uno.

Pero a partir de 1911 el diario dará un giro espectacular cuando es adquirido por el empresario Joan Pich i Pon, tanto por lo que se refiere a la línea editorial como sobre todo en el aspecto gráfico. El vespertino anunciaba el mes de marzo su nueva etapa: “LA TRIBUNA quedará convertida en un periódico gráfico de información mundial, publicando todos los días numerosos grabados y abundante texto de actualidad sobre Artes, Ciencias, Teatro, Literatura, Sports y Modas.” El día 9 de abril se produce el cambio de maqueta con nuevo diseño en la cabecera, nuevo subtítulo “diario independiente” y toda la portada ocupada por 4 fotografías en las que en el pie se indica “Actualidades de España y del Extranjero”.

La presencia constante de la fotografía en la portada, habitualmente ocupada por una sola imagen, y el tratamiento y espacio que se le da en el interior dan cuenta de la filosofía del diario. Respecto a los profesionales que publican cabe destacar que desde un primer momento se percibe el fotoperiodista de plantilla o titular del diario, que firma con el nombre y la coletilla “de la Tribuna” dejando poco espacio a firmas de colaboradores esporádicos.

En septiembre de 1913 cambiaba de local porque la empresa lanzaba un diario matinal con la misma concepción de la imagen: El Día Gráfico. A medida que el nuevo periódico se consolidaba, La Tribuna perdía el favor del público y en 1919 Pich i Pon lo vendió a otra empresa. A partir de entonces volvió al diseño sin ninguna imagen.

Localización: Arxiu Històric Ciutat de Barcelona.

[Fuente: elaboración propia.]

 

Fotógrafos: