P·U·B·L·I·C·A·C·I·O·N·E·S

Imatges

Los inspiradores de este semanario gráfico fueron el escritor Josep M. de Sagarra y el periodista Josep M. Planes, futuro director de la publicación, que propusieron el proyecto al editor y librero Antoni López Llausàs, propietario de la imprenta NAGSA. Imatges nació con una intención muy clara, salvar “una laguna” en la prensa catalana.

L'Esquella de la Torratxa

L’ Esquella de la Torratxa (1872-1939) fue el gran semanario humorístico republicano del primer tercio del siglo XX. Propiedad de la familia López y con muy buena acogida entre las clases medias, tuvo gran incidencia política e influencia popular, con una tirada que llegó a alcanzar los 35.000 ejemplares. A lo largo de cuatro generaciones, colaboraron casi todos los caricaturistas y ilustradores profesionales, entre los que sobresalieron nombres como Apel·les Mestres, Isidre Nonell, Josep Costa (Picarol), Feliu Elias (Apa), Jaume Passarell o Ricard Opisso.

La Campana de Gràcia

Semanario satírico, republicano y anticlerical. Fue fundado por Innocenci López y Bernagosi el 8 de mayo de 1870, con título sugerido por Valentí Almirall, que recordaba los disturbios provocados por una leva de quintos, dos meses antes, en la villa de Gràcia, durante los cuales la campana de la parroquia no cesó de tocar. Fue editado durante más de 64 años (3.403 números, denominados “"batalladas"”). Nacido como semanario bilingüe, sólo empleó el castellano en algún escrito de los primeros años.

La Esfera

Elegante, renovadora, pieza de coleccionista, el semanario que marcó profundamente el panorama de las revistas españolas del primer tercio del siglo XX con sus 889 números publicados, además de los especiales sobre acontecimientos concretos o los monográficos dedicados a diferentes ciudades de España. El día 3 de enero de 1914 salía al mercado La Esfera, lujosamente editada en papel couché, iniciando un largo camino hasta su desaparición por la crisis internacional el 17 de enero de 1931.

La Hormiga de Oro

El semanario barcelonés que durante medio siglo representó el catolicismo y el carlismo fue fundado por el periodista y político Luis M. Llauder. Propietario y director de El Correo Catalán, Llauder quería que su revista se diferenciara de las publicaciones religiosas existentes por llegar a todo tipo de público, por ello se postuló desde el principio como semanario “ameno” y salió a precio asequible.

La Jornada Deportiva

Semanario especializado en deportes nace también con una clara vocación gráfica, como indica su subtítulo “periódico ilustrado de crítica e información” y la fotografía ocupando toda la portada que lo caracterizó a lo largo de su historia. Es uno de los medios deportivos que marcó la tendencia modernizadora de la prensa de la década de los 20, tanto por el estilo del contenido como por el aspecto formal

La Tribuna

Entre 1911 y 1919 La Tribuna fue el diario gráfico pionero de la prensa catalana. Desde su fundación en 1903, este periódico liberal, de tendencia a la izquierda y vocación popular no se caracterizó en absoluto por ninguna apuesta gráfica, ya que no llevaba ninguna fotografía; solamente en algunas ocasiones incluía alguna ilustración.

La Vanguardia

El decano de la prensa catalana no alzó el vuelo hasta 1888, cuando dejó de ser un diario político para convertirse en diario informativo. Esto ocurría cuando entró como director Modesto Sánchez Ortiz, que en trece años lo modernizó dando cabida a escritores de talento, haciendo que de una publicación de segunda fila surgiera una de importante. Sánchez Ortiz apostó por dinamizar el diario contactando con una serie de artistas que ilustraban con grabados los sucesos más diversos. Durante su etapa surgió la idea de poner esquelas en la portada.

Mundo Gráfico

Primera publicación de la nueva sociedad Prensa Gráfica S.A., nacida de la escisión del equipo fundador de Nuevo Mundo, el semanario Mundo Gráfico apareció ya en el primer número con cerca de 100 imágenes entre dibujos y fotografías.

Nuevo Mundo

En enero de 1894 salía a la calle un nuevo semanario gráfico fundado por José Perojo, profesional de solvente experiencia en el campo de la prensa; por ello Nuevo Mundo fue desde el principio la competencia directa de Blanco y Negro (1891). Las ilustraciones eran básicamente dibujos dedicados a retratos de políticos y el primer año ya se usó ocasionalmente el fotograbado.

Páginas